La proyección de Peters para una mayor equidad social.

El vídeo que dejo arriba se une a la crítica, comentarios y argumentos desarrollados en la lectura de “Corner the Agency of Mapping” de Denis Cosgrove. En el texto, la cartografía y el mapeo han cobrado importancia, no sólo por su carácter exploratorio sino por su aportación como herramienta visual para explicar fenómenos sociales y desde una perspectiva territorial. La principal idea que motivó mi curiosidad sobre el tema fue la conclusión que:

“Aunque los mapas son producto de observaciones medidas o dibujadas, estas no son ni descripciones ni representaciones sino construcciones mentales; ideas que permitirán cierto efecto de cambio.” (Crosgrove, 1999)

Así, la mayoría del producto cartográfico generado en la historia, ha sido elaborado por ciertas razones, intereses y para ciertos propósitos. Las proyecciones geográficas son tan sólo una parte de la cartografía y un buen ejemplo, ya que dependiendo del fenómeno estudiado, de la unidad espacial de análisis o de su capacidad de representación; cada Cartógrafo o Investigador utiliza cierta proyección geográfica (Mercator es la más común).

Me interesa conocer el impacto que históricamente ha tenido la proyección geográfica Mercator. Esta se realizó para efecto de navegación y se contextualiza en el siglo XVIII, en una etapa de consolidación de Occidente y la conformación de imperios. Al respecto de mapas con este tipo de proyección (visto con mayor frecuencia en Mapa mundi), el tamaño del continente Europeo es mayor que el territorio de Sudamérica, los continentes de la Antartida y Artica no se muestran y Alaska es tres veces más grande que México (en imagen). Entonces las proporciones del territorio mundial se han configurado y esto ha sido aceptado, desconocido o pasado por alto históricamente por la sociedad, cartógrafos y los mismos geógrafos.

Una proyección geográfica que rompió con la forma de observar el mundo fue la del Dr. Arno Peters; mejor conocida como la proyección de Peters, este tipo de proyección con áreas iguales, tenía la intención de conocer al mundo con las proporciones equitativas y con mayor aproximación a la realidad geográfica. Los mapas realizados con esta proyección muestran al norte como un territorio proporcional al de su área; de ahí la molestia de geógrafos, cartógrafos, políticos, sociólogos y una variedad de disciplinas cuya perspectiva cambia repentinamente por una proyección distinta a la convencional. Con la proyección de Peters, México se ve ahora más grande que Alaska y África tiene mayor área que Groenlandia. En síntesis el Dr.  Peters creía que:

“El uso generalizado de los mapas de Mercator para propósitos que no tenían nada que ver con la navegación han construido en nuestra mente una imagen del mundo gravemente distorsionada.” (ODT)

Proyección Peters

En el capítulo 16 de la segunda temporada de la serie “The West Wing”, la Organización de los Cartógrafos de la Igualdad Social (fue un grupo de cartógrafos) estaban a favor de la aprobación de un mapa de proyección invertida Peters como obligatorio para toda la educación en los Estados Unidos. Ellos creían firmemente que los mapas tradicionales Mercator dieron atención excesiva a las naciones y los pueblos del hemisferio norte. Este grupo de cartógrafos; actualmente en existencia, pretendían aumentar la percepción de equidad de los países de continentes ubicados en el hemisferio sur a partir de la repartición de mapas y un cambio en la enseñanza. Definitivamente un argumento más que reflexionar acerca del mapeo y la cartografía que sólo abarca un aspecto, la proyección geográfica en los mapas.

Peters Invertido

El giro espacial y las tecnologías de información geográfica.

El espacio, los lugares y el mapeo son conceptos empleados por organizaciones civiles, ONG´s y últimamente por autoridades e instituciones gubernamentales. Si bien estos conceptos han sido estudiados por otras disciplinas y con mayor frecuencia por la Geografía Humana o Física. Diferentes actores han encontrado la forma de producir conocimiento a través de servicios o productos con una referencia espacial. Lo anterior, gracias a la disponibilidad de información y lo que se conoce como Tecnologías de Información Geográfica (TIG) (Conolly, 2010) o Sistemas de Información Geográfica (SIG).

Al respecto de las  TIG o SIG, podemos mencionar el evento “Open Data Zapopan”, llevado a cabo en Guadalajara y organizado por el gobierno municipal de Zapopan. El objetivo principal de este evento era la construcción de aplicaciones móviles para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Lo interesante de esto fueron las aplicaciones ganadoras (Donde Leer, Buss Keeper y Zap Bus), las cuales tenían referencias espaciales o geográficas en su funcionamiento.

Otro ejemplo es el Directorio Online elaborado por vecinos de la Colonia del Valle en su intento por apoyar a la economía local, mediante un servicio de Geo-localización de servicios al interior de la colonia. Gracias a una aplicación móvil y plataforma virtual, los usuarios de este servicio pueden identificar la ubicación y características del servicio (restaurantes, talleres mecánicos, estéticas, panaderías etc.) al interior de la colonia. Por último, Zapopan Seguro, es una plataforma electrónica que permite conocer la ubicación y el tipo de delito ocurrido en el año  2012, en el municipio de Zapopan – Guadalajara.

Lo anterior, más allá de representar un desacierto los estudios de carácter transdisciplinario, creemos que desde una perspectiva académica se encamina a lo que Soja y Warf (2008) denominan como “giro espacial” y la necesidad de diferentes actores sociales por construir, recopilar, analizar y representar cierta información, desde una dimensión espacial.

A primera vista y a pesar de que las TIG o SIG´s propician la eficiencia, la transparencia y la participación ciudadana en la toma de decisiones. Conolly (2010) menciona que siempre habrá que ser críticos del producto o resultado generado por estas herramientas ya que pueden configurar el imaginario social, fortalecer los poderes y derechos territoriales; sin beneficio alguno. Finalmente, más allá de dejar por concluido la integración de otras perspectivas, disciplinas y actores al análisis espacial de fenómenos sociales; lo que este pequeño texto rescata es la emergencia por seguir debatiendo sobre el tema.

Referencias.
———————————-

  • Connolly, P. (2012) “Ciudad digital. Las nuevas tecnologías de información y la gestión urbana”, en Ziccardi, Alicia (coord.) Ciudades del 2010. Entre la Sociedad del Conocimiento y la Desigualdad Social, México DF: UNAM, PP. 969-1018.
  • Warf B., Arias S. (2008) The Spatial Turn: Interdisciplinary Perspectives. 1st ed. Routledge.